Responsabilidad civil: el ramo más caliente

EL CRONISTA  Elena Peralta  Miércoles  11 de Octubre de 2017

Durante la primera mitad del año, la industria facturó $ 6,6 millones en pólizas de Responsabilidad Civil (RC). Sumando las pólizas integrales de comercio, la cifra supera los $ 26,3 millones. La estadística, elaborada por la Superintendencia de Seguros (SSN), no contempla al rubro automotor. Incluyendo las pólizas “contra terceros”, el movimiento pasa los $ 191 millones y se lleva más del 40% del mercado.

El rubro crece de la mano de la ley, pero también fuera de ella. “La ley obliga a contratar pólizas de RC en automotores en la actividad aeronáutica, los ascensores y los establecimientos educativos”, detalla Juan Carlos Etchebehere, socio del estudio jurídico Nicholson y Cano. Los seguros obligatorios son los que más suman en el total, pero las coberturas no obligatorias, lideradas por las pólizas para profesionales y los productos para comercios, son el gran potencial del rubro. Crecieron un 23% en comparación al año pasado.

Matías Decicilia, jefe del Sector de RC y Seguro Técnico de Federación Patronal Seguros, afirma que la contratación crece impulsada por el temor a eventuales demandas: “Claramente, las profesiones vinculadas a la salud son las más requeridas y las que más prima generan. Esto está directamente relacionado con la mayor conciencia aseguradora dado que son ellos los más expuestos a reclamos de terceros. Muy por debajo se encuentran las demás profesiones no relacionadas con la salud”.

En esa carencia radica el potencial del rubro. “Es amplísimo en lo que respecta a otras profesiones, como contadores, abogados, escribanos e ingenieros. Queda mucho camino por recorrer para concientizar a estos profesionales de la necesidad de contar con este tipo de coberturas”, explica Decicilia, y apunta a las corporaciones: “Capacitamos permanentemente a los profesionales a través de los distintos colegios que los nuclean, llevando a cabo charlas en las que explicamos el funcionamiento de las condiciones de póliza, cómo proceder en caso de reclamos y otros puntos técnicos”.

 Según el ránking de la SSN, Federación Patronal es el operador con mayor participación en el ramo automotor. Y está jugando cada vez más fuerte en el ramo RC corporativo. La compañía comercializa coberturas base ocurrencia y base reclamos (claims made). “Son las dos modalidades vigentes en el mercado. Las pólizas se firman bajo la modalidad individual o colectiva y es restrictiva en lo que respecta a instituciones de salud”, explica Decicilia.

Según la SSN, durante el segundo trimestre del año, la RC médica creció un 15,2%. “Estamos frente a un mercado que evidencia potencialidad de crecimiento, pero que sigue creciendo a un ritmo lento con baja conciencia aseguradora”, dice Fernando Basílico, jefe de Productos y Segmentos de Swiss Medical Group (SMG), el grupo es líder en pólizas para mala praxis médica. El ejecutivo asegura que la cartera de otras profesiones creció en gran proporción respecto del año pasado. “Los arquitectos e ingenieros son los más interesados en la adquisición de seguros de mala praxis, seguidos por abogados, martilleros, escribanos y contadores”, explica.

La compañía planea agregar más productos. “Tenemos disponible RC Comprensiva y coberturas para profesionales, administradores de consorcio, E&O, D&O, entre otros”, indica Basílico.

Martín Ferrari, CEO del bróker 123Seguro.com, asegura que la coyuntura hace que este tipo de pólizas tengan cada vez más potencial. “El seguro de RC crece porque, al ir hacia un sistema más de libre empresa, las personas y las empresas tienen que transferir su riesgo a alguien, ya que existen más posibilidades de juicios o de acciones por temas relacionados con la responsabilidad civil”, dice, y aclara: “Es decir, el daño que genera desde el punto de vista monetario a una persona la acción de un otro; desde una pileta de natación hasta un problema en una organización”.

La Caja de Seguros, el segundo operador en el mercado automotor, es otro de los que quiere trasladar ese liderazgo en el resto de la RC. “Fuera de la cobertura automotor, ofrecemos una amplia gama de productos, comprensiva, carteles, ascensores y drones, entre otras. Está dentro de nuestro objetivo a mediano plazo llegar a ser líderes en esta línea de negocios”, indica Claudio Dulfano, director Técnico de la compañía.

Apuntan a un target todavía muy poco explotado en la Argentina: las líneas financieras. “Este año empezamos a desarrollarlas, inicialmente con pólizas de RC para directores y gerentes. Somos pocas las compañías que acompañamos esta necesidad de las grandes y medianas empresas. Sobre todo, a partir de las normativas de entes reguladores en general, que cada vez más implican mayores responsabilidades para el personal directivo de las empresas”, explica Dulfano.

Este tipo de pólizas ampara la pérdida económica que pudieran sufrir los directivos o altos ejecutivos de empresas, como consecuencia de un reclamo de un tercero ocasionado por un error u omisión en el ejercicio de sus funciones. La Caja está trabajando para incluir en su cartera coberturas para profesionales. “No tenemos aún desarrollo en estas líneas, pero es uno de nuestros objetivos en el mediano plazo, junto con cyber-risk”, adelanta Dulfano.

Destinos seguros

La RC tiene una cantidad de nichos poco explotados. Y son varias las compañías que se anotan en la carrera para ganar un mercado que puede dar para mucho más. En Provincia Seguros acaban de lanzar una póliza para operadores turísticos. “Nuestra delegación en Bariloche detectó una necesidad insatisfecha y desarrollamos un producto a medida de las empresas turísticas que, por ejemplo, organizan actividades en los parques nacionales. Es una cobertura de alcance nacional que abarca los más diversos circuitos turísticos que ofrece la Argentina”, explica Marcelo González, suscriptor Senior de la firma.

El ejecutivo explica que la cobertura asegura el patrimonio del operador sobre reclamos civiles derivados de actividades comunes en los destinos de aventura, ascensiones, cabalgatas, escalada en roca y hielo, kayak, mountain bike, pesca deportiva (embarcada y con mosca), rafting, snowboard, trekking, buceo (hasta los 10 metros de profundidad) y salto bautismo en paracaídas, entre otras. “Es una cobertura de gran potencial, que pretende atender las necesidades surgidas de la Ley Nacional de Turismo”, afirma González.

El Instituto Asegurador Mercantil ya venía trabajando el rubro con Agencia Segura. “La póliza brinda respaldo ante las consecuencias económicas de aquellos incidentes que puedan sufrir los clientes en sus oficinas o en cualquier otro lugar mientras se encuentren bajo custodia de la agencia. También abarca los errores u omisiones que produzcan perjuicios a sus clientes en cuanto a ingreso a otros países, transporte u hotelería y solidariamente con aquellos que sean responsabilidad directa de los prestadores contratados”, explica María Luz Gómez, gerente Comercial de la compañía.

Para comercios

Las coberturas comerciales dieron el puntapié inicial del negocio. Y las pólizas obligatorias empezaron a destapar nuevos nichos. El segmento representa más del 30% de la cartera del Instituto Asegurador Mercantil. “Contamos con coberturas obligatorias, como RC para construcción o demolición, que son requeridas por las autoridades municipales para obtener la autorización de obra. También, productos específicos para hospitales, gimnasios y establecimientos educativos. Esta última, que es de carácter obligatorio, se incluye en el seguro de Integral de Comercio y es un producto que combina otros riesgos tales como accidentes personales para alumnos y el vida colectivo para el personal”, apunta Gómez.

Los productos combinados e integrales están teniendo una muy buena performance en el mercado. Se cargan como ítems en los integrales de comercio, los técnicos y hasta las pólizas de vida, diluyendo el impacto de contratar una póliza específica no obligatoria. “Hace poco lanzamos la cobertura de RC para parklets, los espacios sobre las veredas sobre los que se extiende la atención de muchos comercios gastronómicos”, agrega Gómez.

Los seguros de RC son uno de los ramos con mayor cantidad de demandas del mercado. El punto es el argumento fundamental de los productores a la hora de ganar nuevos contratos, pero también complejiza los análisis de riesgo y encarece las primas. “La alta litigiosidad siempre afecta la prima técnica, por lo cual, cuando se trata de grandes empresas, siempre cotizamos considerando las características del riesgo y la actividad, y entre otras cosas, se analiza fortaleza financiera, facturación, experiencia gerencial, gobernanza corporativa, nivel de litigiosidad, fusiones y adquisiciones y expansión geográfica”, dice Dulfano, y resume: “Asimismo, se toma en cuenta la experiencia local, siniestralidad y las necesidades de mercado. Por otro lado, la tarifa técnica también engloba al costo del capital y el retorno del capital empleado por la compañía”.

Los operadores prevén un gran crecimiento. “Los nuevos requisitos de seguros obligatorios generan una mayor cantidad de potenciales clientes que deben cumplir las exigencias de organismos de control gubernamentales, por lo cual podemos decir que este es el segmento que se prevé de mayor crecimiento”, indica Gómez. Dulfano coincide: “El ramo tiene aún mucho crecimiento por delante. Es cierto, además, que muchas de las coberturas de responsabilidad civil se dan dentro de otras líneas de negocio no automotor, como el seguro técnico, el marítimo y los integrales, entre otros, lo cual hace que no todo se adjudique contablemente al ramo y no logre verse la importancia que realmente tiene para cualquier actividad económica”.

Fuera de norma

La Resolución General 40.834 de reglamentación de la actividad aseguradora, sancionada por la SSN el mes pasado, no incluyó a la Responsabilidad Civil (RC). La adaptación de la normativa es un viejo reclamo de las aseguradoras. “Sería fundamental que las resoluciones generales de la SSN reflejen la realidad del mercado. Increíblemente, la última resolución vigente es anterior a la vigencia del actual Código Civil y Comercial, a pesar de que las aseguradoras nos hemos reunido en varias oportunidades en las cámaras para proponer cambios y agregados a la norma, en función de cláusulas que son de uso habitual en el mercado y que responden a las necesidades comerciales de las empresas, además de la obvia necesidad de adaptarla al nuevo código de fondo”, señala Dulfano.

El nivel de litigiosidad, todavía muy alto en el rubro salud y educación, es otra de las preocupaciones. “El contexto inflacionario que atraviesa el país hace que los montos reclamados no sean los mismos que hace uno o dos años, y esto hace que las sentencias vayan actualizando los montos indemnizatorios, perjudicando claramente la relación prima/costo del siniestro”, define Decicilia.

https://www.cronista.com/seguros/Responsabilidad-civil-el-ramo-mas-caliente-20171011-0005.html

Start typing and press Enter to search